No basta con llenarlos cada vez que vayas a salir, los bidones ciclistas necesitan también su mantenimiento. Como cualquier objeto en que se deposite agua estancada, con sales o no, es necesario que reciba periódicamente un tratamiento, unos cuidados.

limpiar-bidon-ciclista/

Bidones limpios tras cada salida

La limpieza es la gran olvidada del ciclismo y el mountain bike. Pero es imprescindible, sobre todo en algunos objetos que tienen un uso particular, mezcla de líquidos y poco uso. Es muy recurrente ir a salir en bici y acordarte de que no vaciaste ni limpiaste el bidón. Ya no es sólo la mala pinta que tiene al abrirlo, es que ahora necesitarás el doble de tiempo y dedicación para limpiarlo que si lo hubieras hecho nada más llegar de tu última ruta.

limpiar-bidon-ciclista/

Ese es el primer consejo: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, limpia tus bidones con asiduidad y no olvides hacerlo tras cada salida, tanto el bidón como la tapadera y la boquilla. Es algo sencillo, muy sencillo, que comienza por esta sencilla rutina pero que continúa con otros cinco consejos para tener tus bidones ciclistas limpios como la patena.

limpiar-bidon-ciclista/

5 consejos para limpiar tus bidones ciclistas

Agua, jabón y amoniaco

Hay un tipo de amoniaco comúnmente usado en alimentación. Este, en cantidades bajas y disueltas en agua, es uno de los mejores limpiadores y desinfectantes.

limpiar-bidon-ciclista/

El primer consejo es hacer lo que deberías haber hecho  tras la última salida , pero con un poco más de desinfectante. Llena el bidón ciclista hasta la mitad de agua, añádele unas gotas de amoniaco y un poco de jabón. Agita durante unos 30 segundos. Vacíalo y enjuágalo varias veces con agua, hasta que el agua salga sin restos de espuma. Bidón limpio y desinfectado, además sin malos olores, ya que el hidróxido de amonio también elimina estas bacterias del mal olor.

Cepillos y escobillas para bidones

Si la cosa está ya más grave, si lo has dejado demasiado y cierta suciedad se ha adherido a las paredes internas del bidón ciclista, lo mejor es usar un cepillo.

limpiar-bidon-ciclista/

Hay cepillos de cocina que incorporan un mango o un palo. Así es más sencillo, porque con un estropajo normal y corriente igual no llegas hasta el fondo del bidón. Frota bien el interior, y luego sigue nuestro primer paso una vez hayas despegado la suciedad del interior. No olvides que si está así el interior, la boquilla será tres cuartos de lo mismo: desmóntala, déjala en remojo un poco y usa un cepillo de dientes para limpiarla bien a fondo.

El vinagre para los bidones, la alternativa

El vinagre se come hasta el óxido. Si introduces en un vaso de vinagre un tornillo oxidado, verás cómo en minutos destruye este óxido. El vinagre para limpieza, que tiene algunas diferencias con el que usamos para alimentación, es uno de los mejores limpiadores también.

limpiar-bidon-ciclista/

Aquí, la diferencia, es que lo conveniente es disolverlo en agua y llenar el bidón completamente con esa mezcla. Dejarlo unas horas, para que haga su efecto, y entonces proceder con la limpieza general.

El lavavajillas para los bidones

Es una gran costumbre llevarte el bidón ciclista de la bici una vez acabes la ruta. Si lo dejas por la cocina, siempre lo tendrás a la vista para que cuando vayas a poner en marcha el lavavajillas puedas introducirlo.

limpiar-bidon-ciclista/

Las altas temperaturas y la humedad que genera el lavavajillas van genial para limpiar a fondo los bidones. Además, el material del que están hechos soporta muy bien estos procesos de lavado automático. Por lo tanto, te quitas de trabajo manual y el resultado será el mejor.

Di adiós a los bidones ciclistas

¿En serio no has reparado en que un bidón ciclista  no puede durarte toda la vida ? De hecho, es bastante aconsejable cambiarlo cada cierto tiempo, porque el sol o la lluvia poco a poco van haciéndole perder propiedades, pudiendo desprender pequeñas partes plásticas, los famosos microplasticos, que luego ingerimos.

limpiar-bidon-ciclista/

Por eso, ante un bidón de más de 3 o 4 años o ante un bidón ciclista con malos cuidados o totalmente descuidado durante muchísimo tiempo, lo mejor es conseguir uno nuevo.  Es un elemento barato y muy usable,  así que no estarás malgastando dinero alguno. En cualquier caso, tener varios bidones es también una gran idea para no verte sin bidón a la hora de salir a rodar. Eso sí, no vayas dejando bidones sucios porque se te acumulará el trabajo.

Fuente: BrujulaBike.com

Algunas decisiones son difíciles. Si estás buscando un potenciómetro, una de ellas es elegir entre un potenciómetro de una pierna o de las dos. ¿No te lo habías preguntado? Pues es una de las cuestiones a dirimir si estás pensando en conseguir un potenciómetro. Te contamos ventajas e inconvenientes de cada cual.

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

Qué es un potenciómetro de una pierna o de dos

Básicamente, la principal diferencia radica en su propio nombre. Digamos que los potenciómetros que miden ambas piernas, también llamados potenciómetros totales, tienen en consideración la potencia que imprimes con amas piernas; mientras que un potenciómetro de una pierna, incrustados en la parte izquierda (esto es, en la pierna izquierda) sólo miden este valor y extrapolan la información de otro modo.

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

Los primeros en ver la luz fueron los totales, es decir, los que valoraban ambas piernas. Midiendo ambas, se realizaba una simple suma que derivaba en el total de vatios imprimidos. Por su parte, durante los últimos años, los medidores de potencia han cambiado este sistema, integrándose en la biela izquierda o en el pedal izquierdo y midiendo sólo estos valores.

Así, a primer vista, dirás que es mejor el de dos piernas, que dos es mejor que uno y que a mayor cantidad de datos pues mayor precisión. Pero no es del todo así, te contamos porqué y también te damos algunas indicaciones para que puedas valorar cuál te conviene más.

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

¿Qué potenciómetro debo elegir?

Por supuesto, debes valorar la compatibilidad de tu bici y tus sensores con cualquier potenciómetro que pienses en comprar antes que cualquier otra cosa.

Pero puestos a decantarnos, digamos que vas a tener que decidirte por un potenciómetro para las dos piernas, que es más caro pero cuyos valores separados suelen ser más fieles a la realidad; o un potenciómetro de una pierna, mucho más barato y fácil de instalar.

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

También debes valorar un aspecto fundamental: qué tipo de datos necesitas, qué nivel de exigencia tienes. Porque un potenciómetro de una pierna, al extrapolar el valor izquierdo hasta el general comete un error. Son muchos los estudios que corroboran que la potencia de ambas piernas no es idéntica. En los cilclistas profesionales están bastantes equilibradas, pero no ocurre lo mismo con el resto de mortales (ni siquiera con los más pro, como decimos).

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

Se estima que la relación de pierna hábil y menos diestra ronda hasta 10 puntos de diferencia. Esto significa que la suma nunca es pareja, similar. Una pierna suma más potencia que otra. Por ejemplo, una potencia a nivel de paseo neutro, suele ser de entre 150 y 200 vatios. Pero ¿estamos metiendo 100 vatios con cada pierna? Pues lo cierto es que no: lo más normal es meter unos 90-95 con la pierna menos ducha; y 105-110 con la más hábil.

potenciometro-una-pierna-dos-piernas/

Los menos puristas dirán que no importa, que lo significativo es usar siempre el mismo medidor de potencia y a partir de sus datos establecer tus zonas y rutinas de entrenamiento. Pero los más exigentes necesitarán un valor mucho más exacto, porque a menudo les van sus buenos resultados en ello. Cuando tu director de equipo te dice que debes meter 500 vatios en un tramo, si no has entrenado a 500 vatios reales, notarás la diferencia. En el resto de casos, como decimos, no será así.

Hay un argumento más: conocer las diferencias de potencia que imprimeste puede servir para mejorarPuedes detectar que no hay un equilibrio entre ambas piernas, y corregirlo para mejorar rendimiento y reducir el riesgo de molestias o lesiones.

En resumen: si no tienes un altísimo nivel de exigencia, un potenciómetro de una pierna, más barato y sencillo, te será más que suficiente. Pero si has sufrido alguna lesión, si tienes cierto nivel o si tu futuro necesita que mejores como ciclista, un potenciómetro de dos piernas te hará falta. Eso sí, prepárate el bolsillo.

Fuente: BrujulaBike.com