Perder peso y ganar rendimiento no es algo tan directamente relacionado. Son muchos los ciclistas que pierden peso pero con ello bajan su rendimiento. Te explicamos por qué y cómo corregirlo.

perder-peso-perder-rendimiento/

Por qué perder peso no es sinónimo de mejorar tu rendimiento

Aunque a menudo lo entendemos como un proceso lógico, como una fase conjunta y que va de la mano, perder peso no supone ganar rendimiento. De hecho, en función de cómo y de qué peso pierdas, es muy común perder con ello rendimiento. Por eso, es importante entender por qué ocurre esto y cómo evitarlo.

Lo más importante es no criminalizar a la grasa corporal. Es importante que los niveles de grasa sean bajos, sí, pero la grasa también tiene su rol en todo esto. Nuestro organismo la necesita tanto para descomponerla y producir energía, como para servir de vehículo a las vitaminas liposolubles. Todo esto supone el principal factor por el cual perder peso no es directamente proporcional a ganar rendimiento.

perder-peso-perder-rendimiento/

Pero hay algo más importante aún. Y es que la confusión se genera porque perder peso es una realidad e ir más ligero en gramos supone soportar menos carga para rendir mejor. Pero ¿y si el peso que estás perdiendo no es totalmente grasa? ¿Y si estás perdiendo masa muscular?

Consejos para perder peso y no perder rendimiento

Para perder peso pero no bajar ni un ápice tu rendimiento por estas dos razones que te dábamos, hay que tener en cuenta algunas cosas.

En primer lugar, hay formas de medir la grasa corporal, así que aunque no lleguen a ser totalmente exactas es una manera muy buena de comenzar. Las básculas de bioimpedancia son una de esas herramientas que, aunque con detractores, te aporta información valiosa.

perder-peso-perder-rendimiento/

Pero además, hay algunas rutinas de entrenamiento que son más útiles que otras. Destaca el entrenamiento muy temprano, incluso con ensayos de ayuno intermitente. Hemos hablado de ambas cuestiones con anterioridad. Lo importante aquí también es considerar una pérdida de medio kilo semanal de manera aproximada, porque más pérdida pone en juego la pérdida de masa corporal, que es justo lo que no pretendemos.

perder-peso-perder-rendimiento/

La alimentación es la tercera razón, pero quizá la primera en orden de importancia. Decántate por alimentación saludable, con bajo contenido en grasa, para obligar a tu cuerpo a descomponer la propia grasa que ya tiene.

Por último, huye de consejos fáciles, de dietas milagro y de procesos rápidos. Considera al menos un mes para empezar a notar que la pérdida de peso mejora tu rendimiento, porque en ese mes se estima que habrás podido perder dos kilos sin tocar un ápice de tu masa muscular, así que ya sí notarás que llevas menos carga y que la mueves con los mismos músculos.

FUENTE: BrujulaBike.com