Estas deliciosas rice-cake serán tu gran aliado cuando necesites consumir alimentos ricos en carbohidratos para poder mejorar el rendimiento, retrasar la fatiga e incluso atenuar posibles efectos negativos en la respuesta inmunitaria.

Así, aunque también depende de la intensidad, cuando la actividad dura más de 60-75 minutos ya se recomienda tomar algo.

Las opciones son varias, desde productos comerciales como geles, barritas o bebidas de carbohidratos hasta opciones más caseras como plátanos, frutas deshidratadas o sándwiches de mermelada.

Además, también existen distintas recetas que puedes preparar en casa, baratas y que permiten adecuarlas a tus gustos particulares y necesidades de ingesta.

¿Conoces las rice-cake?

Un buen ejemplo de ello son los rice-cake o pasteles de arroz. Evidentemente, encima de la bici no vas a sacar el tupper de arroz y el tenedor para ir comiendo, pero el arroz es un alimento estupendo para consumir durante el ejercicio.

Por ello, la manera de prepararlo que te contamos a continuación resulta de gran utilidad para deportistas de resistencia que prefieran llevar su propio alimento o bien combinarlos con productos comerciales.

Rice-Cake de mango

(Rice-Cake de mango)

Rice-Cake de fresa

(Rice-Cake de fresa)

Rice-Cake de pistacho

(Rice-Cake de pistacho)

Características de las rice-cake

El rice-cake o barrita de arroz es un alimento muy interesante y versátil para los ciclistas, fundamentalmente por las siguientes características:

  • Se puede modificar su composición nutricional al gusto, en función de las necesidades
  • Es rico en hidratos de carbono
  • La digestión es fácil y no suele generar problemas digestivos al ser astringente
  • El sabor es natural y no empalaga, admitiendo distintos ingredientes para aportar diversos sabores

Receta casera de rice-cake

¿Cómo se prepara? A continuación, te exponemos la receta básica para estos rice-cake. En este ejemplo presentamos las cantidades para 5 barritas que aportan aproximadamente 30g de carbohidratos cada una.

Ingredientes

  • 120g Arroz blanco
  • 60g Azúcar
  • Canela o cacao
  • Agua

Preparación

  • Hervir el arroz con el doble de agua
  • Cuando el agua empieza a hervir, añadir el azúcar hasta que se evapore el agua y el arroz esté listo.
  • En este punto se puede añadir canela o cacao para dar el sabor deseado
  • Extender la mezcla en una bandeja o un tupper y dejar reposar en la nevera
  • Hacer las porciones del tamaño deseado.
  • Para llevarlas, envolverlas en papel de aluminio o film transparente

Además, en la siguiente imagen puedes ver ingredientes adicionales a incluir en función del sabor que se le quiera dar, siendo consciente de que la mayoría de ellos modificarán el contenido nutricional de las barritas, pero pueden ser igualmente válidos.

Receta de rice-cake

 

Artículo relacionadoLas barritas energéticas saludables de los pros  Las barritas energéticas saludables de los profesionales

 FUENTE: ADNCiclista.com

Cuando no tienes ganas de entrenar, ¿encuentras la manera de hacerlo o encuentras una excusa para saltártelo? ¿Tienes fortaleza mental?

Si te plantean retos, ¿te acuestas derrotado o aceptas el desafío? Cuando tienes una mala carrera, ¿mina tu confianza o tomas la experiencia para evolucionar?

Muchos ciclistas dicen que la fortaleza mental es el componente clave para lograr el éxito en el deporte. La fortaleza mental es tu capacidad de perseverar frente a los desafíos, de seguir adelante incluso cuando las cosas se ponen difíciles y de tener un compromiso implacable con tus objetivos. Cuando desarrollas tu fortaleza mental, los obstáculos son solo temporales y una mala actuación no mina tu creencia en tu capacidad.

Aquí tienes cuatro atributos de fortaleza mental y consejos para desarrollar esos atributos tanto en el entrenamiento como en el día de la carrera:

 Compromiso

La motivación puede ser lo que te motive, pero el compromiso es lo que te mantiene en movimiento. Los ciclistas mentalmente fuertes saben exactamente lo que quieren lograr y están comprometidos a lograrlo. Cuando eres mentalmente fuerte, significa que puedes retrasar la gratificación inmediata y tomar decisiones en el momento en que estén al servicio de tu objetivo final. Cuando estás comprometido con la meta, cualquier contratiempo que encuentres es temporal y no es una cuestión de si logras tu objetivo, sino cuándo.

Consejo de entrenamiento: ESTABLECIMIENTO DE METAS
El establecimiento de metas es la herramienta para ayudarte a crear una visión de lo que quieres lograr con un plan para llegar allí. Conoce exactamente cómo quieres sentirte y qué quieres lograr el día de la carrera y luego establece objetivos específicos de entrenamiento a corto y largo plazo para llegar allí.

Consejo para la carrera: ACEPTACIÓN
Prepárate para aceptar lo que te traiga el día. Cuando aceptas de inmediato lo que está frente a ti y confías en que puedes manejar lo que traiga el día de la carrera, es más rápido encontrar una manera de evitar cualquier desafío del día de la carrera.

 Atención

Una de las características de los ciclistas mentalmente fuertes es que son capaces de rendir bajo presión y de hacerlo constantemente. Cuando eres mentalmente fuerte, permaneces en el momento presente, te mantienes enfocado en las cosas que tienes bajo tu control, y no te distraes con cosas que son irrelevantes para tu desempeño. Puedes concentrarte en la tarea en cuestión y hacer lo que debe hacerse en ese momento, independientemente de lo que esté sucediendo a tu alrededor. Sabes que cuando llegas al final de tu carrera, diste todo lo que tenías para dar, tanto mental como físicamente.

Consejo de entrenamiento: ENTRENAR PARA LA ADVERSIDAD
En un estudio de investigación realizado con 33 deportistas de élite para definir el concepto de fortaleza mental, uno de los temas dominantes que surgió fue la capacidad para enfrentar la adversidad (Middleton, et al., 2004). Imagina circunstancias que puedan perturbar tu confianza y trata de crear situaciones durante el entrenamiento que simulen esas experiencias. Al entrenar para la adversidad, te brindas la oportunidad de practicar la calma y la confianza al enfrentarte a los contratiempos.

Consejo para la carrera: MOMENTOS CRÍTICOS
Piensa en los momentos que vendrán durante tu carrera que son críticos para tu rendimiento. Piensa en cada momento y planifica cómo deseas reaccionar en esas situaciones para poder concentrarte en tu objetivo final y hacer que esto sea parte de tu  plan de carrera .

 Resiliencia

La rapidez con la que tu cuerpo puede volver a su ritmo cardíaco en reposo después de la actividad física es un signo de tu condición física. La rapidez con la que puedes recuperar la compostura después de un contratiempo es un signo de tu capacidad de recuperación y de tu condición mental. Un ciclista mentalmente fuerte puede evaluar rápidamente la situación y adaptarse a las nuevas circunstancias. Cuando eres resiliente, significa que no hay una demanda que no puedas satisfacer, ningún obstáculo que no puedas superar y que no te derroten de inmediato ante un contratiempo. Puedes manejar cualquier cosa que se te presente y donde otros ven obstáculos, ves oportunidades.

Consejo de entrenamiento: OBSTÁCULOS A LAS OPORTUNIDADES
Cómo definir el desafío frente a ti cambia todo. Cuando encuentres un obstáculo durante el entrenamiento, observa qué cosas cambian para ti cuando decides pensar; «Esto va a ser difícil». Vs. «Esto va a ser un desafío». Vs. «Esto va a ser una oportunidad». Cuando busques oportunidades, encontrarás tu camino alrededor del obstáculo y podrás salir aún más fuerte de esa situación.

Consejo para la carrera: AFIRMACIONES
Muchos de nosotros somos mejores en la creación de listas que alimentan nuestras dudas que en la creación de listas que fortalecen nuestras fortalezas. Las afirmaciones son mensajes poderosos que pueden ayudar a influir en tus sentimientos de competencia y confianza. Elabora una lista de afirmaciones positivas que alimentarán tu confianza en el día de la carrera.

 Actitud

Cada pensamiento que tienes es un mensaje que te estás enviando sobre si te sientes confiado y capaz de cumplir tu objetivo. Tienes que creer que puedes hacer esto. Los ciclistas mentalmente fuertes tienen una creencia inquebrantable en su capacidad para lograr sus objetivos y saben que un mal día no los define. Utiliza las fallas como retroalimentación y llévate lo que aprendiste a tu próxima competición. Los fracasos no te dan ganas de tirar la toalla; te hacen querer aún más.

Consejo de entrenamiento: IMAGEN
La investigación ha demostrado que el uso de imágenes es un fuerte predictor de confianza y resistencia mental (Mattie & Munroe-Chandler, 2012). Tienes la capacidad de imaginar el futuro y la capacidad de cambiar tus expectativas de ese futuro. La capacidad de ver el éxito en tu mente te ayuda a creer que eres capaz de tener éxito en tu vida. Cuando usas imágenes, creas la oportunidad de ensayar mentalmente cómo quieres sentirte y qué quieres hacer durante tu desempeño.

Consejo para la carrera: PENSAMIENTO DE PARADA
Cuando te quedas atascado en un patrón de pensamiento negativo o en emociones negativas, puedes sentir que te has subido a un tren de alta velocidad y no hay manera de saltar a la pista. Cuando reconoces que te estás involucrando en pensamientos que son perjudiciales para tu rendimiento, necesitas aprender cómo detenerlos. Detén esa línea de pensamiento, cambia tus pensamientos y concéntrate en algo que te ayude a sentirte tranquilo, confiado y en control.

La fortaleza mental no es una habilidad; son muchas habilidades. No naces mentalmente fuerte, trabajas para ello.

Cuando te presentas a tu carrera y no has realizado tu preparación mental, estás dejando una parte significativa de tu rendimiento al azar.

La misma disciplina que usas para tu condición física debe aplicarse a tu condición mental. Prepárate para el éxito entrenando tu cuerpo y tu cerebro para el día de la carrera.

Fuente: Carrie Cheadle

Muchas listas se han hecho, se siguen haciendo, y se harán, de esto y de lo otro. Esta que va a continuación es tan válida -o inválida- como todas las demás.

Aquí vamos a hablar de los escaladores que dejaron huella en la carrera de la verdad, la ronda gala, el Tour de Francia. No se froten los ojos si observan ausencias injustificables. Aquí vamos a intentar mencionar a escaladores puros, esto es, dejaremos fuera a corredores completos que podían ganar -o arrasar- en cualquier terreno.

Hablamos de una genuina estirpe que dejó su huella en la memoria colectiva de los distintos pasos por Pirineos y Alpes en unos y otros tiempos y con distintos formatos para el recuerdo según la tecnología iba avanzando. Unos se llevaron más gloria que otros en forma de triunfos parciales y finales, pero todos, a su manera, dejaron recuerdo sobre las rampas de los colosos galos.

Hablamos de ciclistas que se habían dejado minutos -o minutadas- antes de llegar a su terreno, en cuanto se empinaba la carretera. Ahí llegaba la segunda parte de la historia, y estos bravos y finos grimpeurs tratarían -y en varios casos conseguirían- de darle la vuelta a la tortilla en gestas para el recuerdo.

El orden de la lista es cronológico, intentando recoger todas las épocas, luego ya cada uno elija su listado de favoritos entre ellos.


Vicente Trueba

Nos encontramos en la década de los 30, llevamos ya dos décadas desde que la ronda gala incluye las temibles cuestas que incluye su geografía como prueba y castigo añadido para los forzados de la ruta que tienen el coraje y los medios para acudir a tan selecta y distinguida cita. Ya hace dos décadas que Octave Lapize ha coronado el Tourmalet, pero hasta el año 33 no se incluye oficialmente el Premio de la Montaña o al mejor escalador. Y es la Pulga de Torrelavega el primer ciclista en ganar esta distinción. Lógicamente no lo podemos obviar en nuestra lista.

Casi es la mejor definición de escalador que aquí toca. Muy flojo en demás terrenos; llano, descensos, en fin, cualquier otra faceta del ciclismo. Sin embargo, un estilo único y una pasmosa facilidad en la escalada es lo que definía a este ciclista. Ya había dejado sus pinceladas en las dos primeras ediciones a las que acude, pero es en el año 33 cuando muestra todo su potencial. Corrió solo, sin equipo ni más ganancia que la obtenida por pasar el primero por esa línea que marcaba el fin del sufrimiento desde que la carretera se empinaba. Dulce sufrimiento para Vicente.

Su apodo se lo adjudicó el mismísimo Desgrange, el cual quedó fascinado por el de Torrelavega. Las malas lenguas indican que el Premio de la Montaña se introdujo únicamente pensando en él… Y Vicente aceptó gustosamente el ofrecimiento. Pasó en cabeza la mayoría de los puertos de esa edición, así se hacía menos penosa y se obtenía contraprestación a los gastos que él mismo tenía que sufragar para acudir a la ronda gala. Ballon d´Alsace, Galibier -récord incluido-, Vars, Peyresourde, Aspin, Tourmalet, Aubisque… Todos esos nombres que ahora y ya entonces suenan a misticismo, fueron conquistados por el de Torrelavega, aupándose con merecimiento y holgura en adueñarse de esa clasificación del Premio de la Montaña. Eso sí, no venció en ninguna de esas etapas. Hasta la cima era lo suyo, después… En esa época tras coronar las cimas, luego tocaba remar… Y eso no era lo suyo. Lo suyo era volar en cuanto la carretera se ponía cuesta arriba.

Existe una anécdota -o no tan anécdota- que encumbra a Vicente como vencedor moral de esa carrera. En esta edición se hace algo de manga ancha -ahora no existen calificativos para indicar lo que se hace- a la hora de la eliminación por fuera de control. Bien, si esa manga ancha no hubiera llegado a producirse, Vicente Trueba habría sido el vencedor de la carrera, según nos cuentan los registros de la época. Además de gran escalador, vencedor moral; ¿Quién da más?.

La organización del Tour le otorgó la medalla a título póstumo en 2005, y desde aquí nuestro pequeño homenaje.

Cuando Vicente Trueba fue “La Pulga” | Ciclismo | A la Contra

Gino Bartali

Comenzamos con el de Ponte A Ema. Si bien dejó su huella en más ocasiones en su país, no estuvo en absoluto ausente en la ronda gala. Obtuvo dos triunfos en la carrera, con la curiosidad de estar separados por la terrible Segunda Guerra Mundial y el paréntesis que ello supuso para la ronda gala y demás carreras. 1938. Su primera victoria. Tras el abandono del año anterior debido a una caída en los Alpes cuando iba de amarillo, este año Gino renunciaba a disputar la carrera de casa -lo que era una señora renuncia en aquellos tiempos y siendo Italia- para disputar la ronda gala con mayores garantías. Coronó en primer lugar la mayoría de los célebres colosos alpinos y pirenaicos, pero el belga Verbaecke le salió respondón en los Pirineos. Se viste de líder con su triunfo en Luchon. Tocaba esperar a los Alpes. Allí dejaría su huella camino de la mítica Briançon, en los pasos de Allos, Vars e Izoard, marchando imperial y sentenciando la ronda gala a su favor. General, dos etapa y lógicamente, maillot de la montaña. Así se resarcía del mal sabor de boca del año anterior, y dejaba la pica italiana puesta en la ronda gala.

Una década tendría que transcurrir para ver de nuevo a Bartali por la ronda gala. En esta carrera el transalpino tiranizó todas las etapas de montaña, y si bien, como en su triunfo del 38, tras el paso por Pirineos seguía de líder un jovenzuelo francés llamado Louison Bobet, nuevamente en los Alpes sentenciaría la carrera, venciendo con cerca de media hora de diferencia sobre el segundo clasificado, doblando la diferencia obtenida una década atrás. Nada menos que 7 etapas y montaña acompañaban al triunfo final.

En años posteriores, pese a no ser el máximo protagonista, brillo arrancado a la fuerza por su compatriota Coppi, Bartali estuvo muy presente, dando toda la guerra que pudo camino de Pinerolo por detrás de Un uomo solo é al comando o en la icónica imagen de la ascensión al Galibier con su líder forzoso y archirrival con el juego de la botella o el huevo y la gallina.

Gino Bartali. El antihéroe que salvó a 800 judíos sobre una bicicleta | Historias de Outsiders

Charly Gaul

Del luxemburgués hasta nuestro Federico Martín Bahamontes no duda en deshacerse en elogios -siempre por detrás de él, por supuesto-. También, como en el caso anterior, dejó más mítica en Italia, pero su paso por la ronda gala fue de todo menos testimonial. Un buen ramillete de etapas y clasificaciones de la montaña adornan su palmarés en el Tour. Pero su momento cumbre fue en la edición de 1958. Vamos saltando de década en década, casualidades de la vida.

En esta edición el Ángel de las montañas también supo vencer a las agujas del reloj. Se impone en las 3, si bien la primera se disputa con su elemento favorito, lluvia, y la segunda es una cronoescalada al Mont Ventoux. El otro gran escalador, Bahamontes, se adjudica varias etapas de montaña, pero no pinta nada en la general, y a punto estuvo de ocurrirle lo mismo al bueno de Charly cuando, tras avería y caída, se deja más de 10 minutos camino de Gap. En estos tiempos nada del malentendido Fair-Play, los rivales sacan los cuchillos cuando y donde sea menester.

Pero el luxemburgués no había dicho su última palabra. Otra vez su aliado meteorológico hace acto de presencia en la última jornada alpina. No lo duda dos veces, y en cuanto la carretera se pone cuesta arriba, en el col de Luitel, lanza su ataque. Corona en solitario puerto tras puerto aumentando las ventajas, llegando en solitario a Aix les Bains y sacando una minutada al líder Geminiani. No obstante, no es líder todavía, por escasos segundos, ventaja que logra contrarrestar en la última contrarreloj al italiano Vito Favero. Una vez más, la imagen de los colosos montañosos unidos a las inclemencias del tiempo daban como resultado a un Charly Gaul como mítico vencedor.

Charly Gaul 1956 - Photographic print for sale

Federico Martín Bahamontes

Qué decir del Águila de Toledo que no se haya dicho y escrito ya. Elegido varias veces y en varias épocas como el mejor escalador de todos los tiempos, 6 veces vencedor del premio de la montaña, un buen número de etapas, y eso que en esa época muchas etapas acababan bastante lejos de la última cima montañosa, cosa que no le beneficiaba en absoluto a Bahamontes, y un triunfo en la ronda gala el año posterior al triunfo anteriormente comentado de Gaul.

Esta edición ni siquiera Monsieur Crono pudo con el Águila, que pudo así conquistar su único triunfo final en una Gran Vuelta, puestos a elegir, cuál mejor que la ronda gala. Pero Federico no destacó en el palmarés, lo suyo fueron las luchas contra las rampas, dejándose minutadas por doquier en los descensos o en cualquier otro terreno, regalándonos un sinfín de anécdotas e imágenes tan descacharrantes como rocambolescas. En fin,  genio y figura , el término “curroromerismo” bien podría llevar el nombre del toledano, méritos suficientes hizo.

Federico Martín Bahamontes en EL PAÍS

Lucien Van Impe

De su más que longeva carrera -me recuerda a un murciano en ese sentido-, el belga coleccionó triunfos de etapa por doquier en todas las grandes, se llevó maillots de la montaña en Italia, e igualó, que es lo que aquí importa, el récord de victorias en el premio de la montaña de Bahamontes, con seis entorchados. Cuando la montaña la disputaban los grandes. Nada menos que 9 triunfos de etapa en la ronda gala adornan su palmarés, y aparte de su victoria en 1976, siempre estuvo en podio o muy cerca, en una decena de ocasiones.

Una anécdota es el hecho de que el belga fue el primero en conquistar el maillot de lunares que hoy todos conocemos, pues hasta el año 1975 no existía el ahora mítico distintivo. Se batió con corredores desde Merckx y Ocaña hasta Delgado, Arroyo y Fignon, pasando por sus duelos con Thevenet o Zoetemelk. Dejó mística en muchas ocasiones, como el ataque que al final quedó en nada -con caída o atropello incluida- camino de Alpe D´Huez, cuando durante buenos instantes parecía que le daba la vuelta al Tour con un Thevenet contra las cuerdas. Era su intento de revalidar victoria en la ronda gala.

Ya hablamos de imágenes a color, los tiempos cambian y la tecnología avanza. En 1976 llegó la gloria para el belga que, curiosamente, ese año no venció en el premio de la montaña -por un punto-. No creo que le importara demasiado. Este año tuvo un gran duelo con Joop Zoetemelk, que sentenció camino de St Lary. Ya en Alpe D´Huez, pese a ganar su rival, se puso de líder, pero su distancia sobre el holandés era un suspiro, literalmente. Y la cosa no cambió hasta la mencionada etapa, en la que Luis Ocaña, ya desahuciado en la general, encendió la mecha -se transitaba por Menté, sobran comentarios- y según cuenta la leyenda, un principiante -aunque con los mismos cojones de siempre- Napoleón Guimard casi tuvo que obligar al belga a sumarse a esa cabalgada en la que, en principio, no se jugaba mucho. Pero Zoetemelk y los demás rivales no pudieron seguirle, contactó con el gigante de Priego, y cabalgaron durante buena parte de la etapa en armonía, para finalmente vencer en solitario y sentenciar la carrera, obteniendo más de 3 minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, su rival  Zoetemelk . Esa diferencia ya no lograría enjugarla el holandés, y Lucien Van Impe, por primera vez, llegaba a Paris con el preciado maillot jaune. Más que justo premio para una grandiosa carrera longeva y fructífera de un escalador puro.

Archivo:Lucien Van Impe - Tour 1976.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Luis Herrera

El jardinerito de Fusagasugá, el Lucho Herrera fue el rey de los escarabajos que aterrizaron en los años 80 en el panorama ciclista. Hablábamos de un panorama más internacional, en el que ya se habían dejado notar Norteamericanos y Australianos, rompiendo la tiranía que quedaba únicamente confiada a la Europa Occidental. En el Tour anterior Patrocinio Jiménez y la horda de escarabajos dirigidos por el inolvidable Luis Ocaña ya había dejado su impronta en la ronda gala.

Sin embargo, la consagración definitiva del ciclismo colombiano llegó de la mano de Lucho Herrera. Su primera victoria con el equipo de Colombia nada más y nada menos que en el icónico Alpe D´Huez en el 84 fue una explosión de júbilo en los siempre apasionados seguidores compatriotas. También fue el primer colombiano en conseguir vencer una gran vuelta, aunque esta no toca aquí. Antes de esto ya se había impuesto hasta en tres ocasiones en el RCN colombiano, carrera que durante los 80 tomaron partida los Hinault, Fignon y Mottet, entre los más destacados.

Ganó el maillot de la montaña en las tres grandes vueltas, por duplicado aquí en la ronda gala. La edición posterior, la del 85 obtuvo dos victorias parciales, pero una especie de pacto o de sumisión ante Hinault deslució algo su carrera, en la que se llevó el primer maillot de la montaña, y un 7º puesto en la clasificación general. Las expectativas iban aumentando.

No hablemos ya de la edición del Tour de 1987, cuando además se presentaba como vigente vencedor de la Vuelta a España. Una edición sin Hinault ni Lemond, muchas miradas estaban depositadas en el Jardinerito. El recorrido era muy montañoso, pero también tenía muchos -demasiados- kilómetros de lucha en solitario contra las agujas del reloj. Herrera llegó muy distanciado de los primeros puestos. Pero en cuanto se empinó la carretera, el colombiano dio un recital tras otro en los Pirineos, reduciendo mucho la desventaja. Y tras la cronoescalada al Ventoux, segundo tras un magistral Bernard, se situaba 5º a 8 minutos del líder quedando todos los Alpes por delante. Quien más quien menos ya empezaba a tenerle muy muy presente como claro candidato. En la primera etapa se le adelantaron Delgado y Roche, y en la siguiente, en la ascensión a ADH, hubo una bella pugna entre Herrera y Delgado turnándose en la primera posición a cada revuelta. Finalmente el segoviano se vestía de amarillo, pero Herrera se colocaba a 5 minutos y con las dos etapas reinas por delante.

Sin embargo, cuando más se esperaba de él, se vino abajo. No se hundió, pero sí perdió esa chispa, algo que dejó la sensación de atragantarse con la acumulación de esfuerzos, sobre todo en una carrera tan caníbal como fue esa. Terminó 5º finalemente en la general, con maillot de la montaña incluido, pero las ilusiones de algo más se vinieron abajo.

Al año siguiente se presentaba como flamante vencedor del RCN colombiano -por enésima vez- y del Criterium de Dauphine Libere. Sus números no podían ser mejores, y otra vez se encontraba entre los elegidos por los periodistas y expertos como uno de los máximos favoritos a llevarse la carrera. Sin embargo, posiblemente al llegar ya muy pasado por tantos días de competición tan cercanos a la ronda gala, no dio su mejor cara y se tuvo que conformar con un 6º puesto sin brillo.

Siguió obteniendo victorias de prestigio, pero sus mejores tiempos en la ronda gala quedaron atrás. Muy pronto desapareció de los favoritos a las grandes victorias, a una edad insólitamente temprana.

No obstante, dejó su impronta, ese subir medio atrancado y sin ponerse casi nunca de pie, tan contrario a los escaladores europeos tradicionales, pero que en cuanto ponía su ritmo, dicho por todos los favoritos -escaladores incluidos- de su época, seguirle era un suicidio para cualquiera que lo intentara. Un ciclista que fue mucho más grande y grato en el recuerdo que las victorias y puestos que cosechó, y que fue el estandarte de un ciclismo que, desde él, vino para quedarse.

El día en que “Lucho” Herrera escribió con sangre el nombre de Colombia en el Tour - Cambio24

Pedro Delgado

Qué comentar que no se haya comentado del icono de nuestro deporte allá a finales de la década de los 80. Intentaré ser lo más breve posible… Ciertamente no era un corredor que se dejara hasta el apellido en la lucha contra el crono, salvo un par de años desastrosos -85/86-, incluso venció alguna, pero sin duda, su terreno era la montaña. Puede que fuera menos espectacular que otros escaladores que hemos mencionado anteriormente, pero el segoviano fue un ciclista muy regular y constante. Con los años…

Primera participación. 1983, a la ronda gala no quería acudir ningún equipo español, ni el TEKA presente la edición anterior, ni el ZOR. Únicamente un joven Echávarri acompañado por uno de la tierra, Francis Lafargue -que haría un poco de todas las labores-, un tanto osado o soñador, se decidió por acudir a la cita. El segoviano no era nadie en el ciclismo internacional, buen escalador, poco más. Así quedó patente en las primeras etapas, dejándose hasta el apellido antes de llegar a la montaña.  Pero ahí nació una estrella . Encadenó uno tras otro segundos puestos, la victoria se le mostró muy escurridiza, pero dejó momentos históricos, como su descenso del Perisur. Sobresalió en esa primera jornada montañosa, y de ahí en adelante fue un pequeño ciclón hasta quedarse 2º a un pírrico minuto del también desconocido líder, un joven parisino de nombre Laurent. La regularidad llega con los años… Cuando parecía que podría realizar el asalto final al liderato, con las cámaras y una cobertura mediática ha tiempo no vista por Francia por nuestros medios, el segoviano se hunde y pierde hasta los calzoncillos camino de Morzine.

En todo caso, pese a ese día fatídico, la experiencia no podía ser mejor. …En Francia no se comen a nadie… esa expresión tantas veces escuchada, era una realidad.

En esos inicios brilló más como escalador, y en su siguiente ronda gala volvió a realizar una grandísima carrera, hasta que su irregularidad le hundió. Otra vez en los Alpes, camino de Alpe D´Huez, cuando llegaba a su terreno muy bien posicionado, se deja una minutada en meta. Adiós otra vez a sus opciones. Para colmo, tras una buena ascensión a La Plagne, en el descenso de Joux-Plane, esa fatídica caída y rotura de clavícula le deja fuera.

Necesitó dos años oscuros fuera de la estructura del Reynolds para volver como un ciclista regular y capaz de todo. Eso sí, en esos dos años nos dejó sus primeros triunfos parciales, entre la niebla en Luz Ardiden, en una persecución frenética por parte de Herrera y una de las páginas históricas con Lemond y Roche destacados de un malherido Hinault. El siguiente triunfo fue también en los Pirineos, acompañando en una cabalgada lejana a Hinault y venciendo en la meta de Pau.

El de 1987 es para muchos su Tour más completo, pero 40 segundos le apartaron del triunfo. Mejoró con respecto al bienio negro en cuanto a la lucha contra el crono, y posiblemente vimos a un Delgado menos espectacular cuesta arriba, pero era de los mejores, y lo más importante, esos altibajos desaparecieron. Esa constancia y carácter fondista le dieron resultado, enfundándose la prenda amarilla en la mítica ascensión a Alpe D´Húez. Otra mítica llegada fue la siguiente, a La Plagne con un Delgado que no podía ni con sus muelas en esos últimos 3 km de ascensión y la pantomima de un inteligente Roche. Cuando los más jóvenes pensábamos que eso estaba ganador ya, viendo al irlandés tumbado con la mascarilla de oxígeno, 24 horas bastaron para desengañarnos. No pudo ser, camino de Morzine incluso se dejó unos segundos con Roche en el descenso temido por el segoviano del Joux-Plane. La última contrarreloj confirmaban que habría que esperar a otro año.

Y así fue, en el 88 se presentaba como uno de los principales favoritos, carrera con muchas ausencias, que el segoviano supo agarrar por los cuernos. Vimos al Delgado completo del año anterior, y no estuvo exento de momentos memorables, como su escapada a dúo con Roos camino de ADH, su victoria aplastante en la cronoescalada a Villard de Lans y sus memorables hachazos en Guzet Neige, Luz Ardiden y Puy de Dome -en la última ascensión profesional al volcán del Macizo Central-. Por fin llegaba el premio. Segovia y España entera estaban de fiesta…

…Y seguíamos de fiesta al año siguiente, con triunfo en la Vuelta incluido, hasta que su hazaña de Luxemburgo nos devolvió al segoviano de los años irregulares. Pero aquí no había irregularidad, era una cagada en toda regla. Ese año, no obstante, nos regaló una jornada memorable camino de Luchon Superbagneres, con Millar -uno de los mejores escaladores de la década- y Mottet. Ese día todos soñamos con la épica, pero no pudo ser. Un Delgado bueno pero no súper en los Alpes no pudo asaltar la ansiada prenda amarilla y tuvo que conformarse con acompañar en el podio a un hundido Fignon y un exultante a la par que incrédulo Lemond.

Hasta aquí llegaron los mejores tiempos del segoviano en la ronda gala, su carrera. Mostró una regularidad pasmosa en la misma, siempre en puestos delanteros, pero su cosecha de triunfos parciales y su ausencia de triunfos en el maillot de la montaña deslucieron un poco su palmarés. El segoviano se centró exclusivamente en la general, de eso no cabe la menor duda.

Ya habíamos entrado en la modernidad en nuestro deporte, las audiencias eran grandiosas -el segoviano puso un buen bloque de arena en ello-, y otro ciclismo se iba respirando. Cada vez menos mítico y más sofisticado y medido.

Pedro Delgado: "Ahora como espectador, me emociona verme"

Claudio Chiappucci

No podía faltar aquí el bueno de Claudio.

Bien es cierto que no venció ninguna GV, como también fue el caso del Lucho Herrera, pero creo que es de justicia incluirle aquí. Hay otros corredores que tienen más premios de la montaña, y más etapas, pero no del calibre y calado histórico que  nuestro amigo Chiappucci .

Venció dos veces el premio de la montaña tanto en la ronda gala como en el Giro, pero aquí estamos a lo que estamos. Su primera irrupción en la ronda gala fue en una escapada bidón en la primera etapa del tour del 90. Un desconocidísimo Chiappucci se escapaba con Bauer, Pensec y compañía y obtenían una suculenta diferencia sobre los grandes favoritos. Se fueron alternando en el liderato los mencionados hasta que le tocó el turno a Claudio al resistir más de lo esperado en la cronoescalada de Villard de Lans. Había pasado ya los Alpes con nota y la diferencia era suculenta. Las campanas sonaban por Italia, aunque tímidamente todavía.

Poco duraba la alegría, ya que a la etapa siguiente, una buena encerrona preparaba Z y Lemond y Claudio se dejaba la mayor parte de su renta en aquella jornada presuntamente intrascendente, por recorrido desde luego. Lo más destacable de esa edición fue cuando camino de Luz Ardiden, con Claudio con una ventaja todavía sustancial -más de dos minutos sobre Lemond-, decide en una de sus benditas locuras, atacar en las primeras rampas del primer puerto del dia, el Col d´Aspin.

Cuando todos esperábamos que se defendiera como pudiera para mantener la mayor parte de la ventaja obtenida, el italiano no se lo pensaba y hacía bueno eso de …la mejor defensa es un buen ataque… 2 minutos obtenía de ventaja en la cima del Tourmalet, y el propio Lemond tuvo que atacar y mover la carrera cuando veía que se le iba. Más de 1 minuto seguía conservando no obstante el italiano en la cima del segundo puerto, el mítico Tourmalet. Hasta ahí duró la ilusión, ya en Luz Ardiden fue alcanzado por Lemond y finalmente, aún manteniendo el maillot jaune, perdió una ventaja que ya sería definitiva para que el Americano pudiera darle la vuelta en la última contrarreloj.

Desafortunademente, perdía el maillot justo el último día, pero a todos los aficionados nos había dejado boquiabiertos con su lección de coraje y osadía. Este joven prometía.

En la edición del 91 asistimos a una de esas etapas míticas, que se pueden contar con los dedos de la mano, entre los que no llegamos a ver a los mitos y comenzamos a ver esto en la segunda mitad de los 80. La etapa de Val Louron. No vamos a desglosar esta mítica etapa, pero sí que vamos a resaltar en su justa medida el papel de Claudio. Ya se une al movimiento de su compatriota Bugno en el Aubisque, pero posteriormente, cuando llegaban las imágenes, no vimos a otro hombre tirar del grupo cabecero en toda la subida al Tourmalet. Siempre Claudio. Ante su alto ritmo se produjo cerca de la cima una de esas míticas imágenes, con Lemond perdiendo comba en esas últimas curvas del coloso alpino, en sus rampas más exigentes.

Tras la fuga de Miguel en el descenso del Tourmalet, es nuevamente Chiappucci el inconformista que se mueve y llega a un acuerdo de colaboración con Indurain que duró hasta la meta. Siempre que vemos imágenes de esa etapa tenemos su semblante, nunca escatimó relevos, siguiendo con ese carácter noble y guerrero. Y tuvo la recompensa del triunfo de etapa. Finalmente en Paris volvió a subir al podio y se llevó etapa y maillot de la montaña.

Pero indudablemente su mayor gesta llegaría en la siguiente edición. Se mostró más combativo que nunca -y ya es decir- en ese Tour europeo del 92. Toda la primera semana y en todo tipo de terrenos vimos su estampa en primera persona, atacando y en algunos casos, obteniendo rentas. Pero la locura para un país llegó en cuanto asistimos a otra de esas míticas etapas.

Sestriere vió una de las mayores gestas, aunque si el premio del maillot jaune, que hemos presenciado a nivel individual los que, repito, no vimos a los Hinault, Ocaña, Merckx, etc… En directo.

Y eso que todo comenzó de una forma casual. En las rampas finales del primer puerto de la jornada, el Col de Saisies, se produce la típica lucha por los puntos para una clasificación de la montaña que Claudio encabezaba, y cómo no, el italiano se mete en la refriega. Hasta aquí lo normal, pero es que luego, junto a varios de los que habían disputado esos puntos, se decide a tirar hacia delante quedando más de 200 km para meta y una pléyade de colosos alpinos, Cormet de Roselend, el temible e interminable Iseran, Mont Cenis y el terreno mortal hasta llegar a Sestriere.

Da igual, comenzaba otra bendita locura. La cuestión es que el italiano no cejaba en su empeño, y las diferencias iban aumentando… Hasta que ya en Mont Cenis se sitúa como líder virtual. Más de 5 minutos endosa a los Indurain y Bugno y las diferencias no han parado de aumentar. Logra poner muy nervioso a su compatriota Bugno que intenta la machada, pero Indurain está muy pendiente de él y no logra irse. Se forma un cuarteto en su persecución y las diferencias descienden considerablemente, parece que no va a dar fruto la osadía. Pero increíblemente, Claudio se sobrepuso a la persecución, al interminable falso llano, al ataque de Miguel -posteriormente apajarado- y llegó en vencedor a la meta en su país, un país completamente volcado con Claudio desde ese día. El noviazgo con Gianni duró hasta aquí, y Claudio arrebató con este golpe magistral el cariño de todos sus compatriotas.

Es una de las más bellas imágenes que muchos, yo desde luego, hemos podido presenciar. Las multitudes en las cunetas, los tifosi enloquecidos animando a un corredor que lograba una gesta con sabor añejo. Ese día bien vale por alguna GV, ya lo creo.

En posteriores ediciones ya bajó el nivel de Claudio, pero creo que siendo protagonista principal en dos de las mejores etapas de montaña que hemos presenciado en los últimos lustros, era de justicia que estuviera aquí.

El otro protagonista viene a continuación.

Qué fue de Claudio Chiappucci, uno de los grandes rivales de Induráin en los 90?

Marco Pantani

¡En pie todos!. Si anteriormente, en el caso de su compatriota y compañero de equipo hemos hablado de balones de baloncesto por… Aquí, a eso se le suma un mayúsculo don para esto de la escalada.

Hablamos del último héroe, del último escalador a la vieja usanza, incontrolable, temible. Al que únicamente el infortunio y las sanciones le apartaron de ser todavía más mítico.

Los que no vimos a Gaul, Coppi, Bartali, Bahamontes y compañía, tenemos el consuelo de haber disfrutado del de Cesenatico.

Como buen italiano, comenzó a hacerse fama y dejó sus mejores gestas en su país, pero en la ronda gala estuvo muy presente. Curiosidades de la vida,  el mejor escalador que hemos visto , no se llevó nunca el maillot de lunares rojos. Aquí comenzaba el drama que llevamos viendo desde hace lustros, cuando corredores vulgares se hacen con esa prenda otrora preciadísima.

Andábamos por el 94 cuando un Marco que salta al estrellato de una forma contundente en el recién finalizado Giro pone pie en Francia por primera vez. Como buen escalador, cuando llega la montaña ya lleva un mundo perdido. Pero no tiene más que llegar el primer puerto de entidad en la ronda gala y Marco ataca. Únicamente una de las mejores versiones que hemos visto de Indurain cuesta arriba y un siempre irregular pero con destellos geniales Leblanc le alcanzan y se queda sin victoria parcial. Lo mismo le sucede al día siguiente camino de Luz Ardiden, la etapa se la lleva un Richard Virenque que amasó todos esos maillot de lunares que no disputó Marco, pero que casi nunca estuvo a la altura del italiano como escalador.

Había recortado ventaja y más recortó en los Alpes, logrando in extremis colarse en el podio en la última cronoescalada, en detrimento del mencionado anteriormente Virenque. Se quedaba Pantani sin etapa, pero finalizaba su primera ronda gala ya en el podio, con récord de ascensión a Alpe D´Huez por medio, ese día voló Marco.

A partir de aquí, entramos ya en el apartado desgracias varias del italiano. Caídas, más caídas, y perderse muchas carreras. Aún así, mermado de condiciones se presentó el 95, y pese a ello rascó un par de etapas -ADH entre ellas-.

Tras su segundo y gran calvario, cuando ya casi todos pensábamos que no volvería el mejor Marco, se presentó nuevamente de manera precaria en la ronda gala de 1997. Aún así, con altibajos, nos dejó una de las mejores ascensiones al Alpe D´Huez que yo haya presenciado, ese combate con Jan Ullrich, con el que se vería en más de una ocasión. El alemán se llevó la victoria en Paris, pero Marco volvía a llevarse dos etapas y se metía finalmente en el podio.

Volvía la ilusión.

Y ya el 98 fue su año grande. Sin desgracias, caídas, gatos, infortunios varios acechándole, pudo al fin tener una pretemporada tranquila. Y los frutos no tardaron en llegar.

En el 98 se presenta en Francia como flamante vencedor del Giro. Una vez conseguido su gran sueño de pequeño, llega relajado y sin presión a la ronda gala. Alguna etapa, un buen papel, bueno… Ya veremos.

Con cinco minutos de desventaja con Ullrich se presenta al llegar a su terreno. Menos de lo que solía en otras ediciones, pero se antoja demasiada pérdida ante el Pánzer de Rostock con otra CRI por delante y en una edición no demasiado montañosa. La primera sensación mala de Ullrich llega en Plateau de Beille. No es el del año pasado, se deja ya dos minutos y ya son únicamente tres la desventaja del italiano. Llegamos a los Alpes. En esta edición vamos a presenciar dos de las jornadas mágicas con las que todos soñamos y una de bochorno. Mejor recordar lo primero.

Les Deux Alpes. Jornada de perros, lluvia, y Su Majestad el Galibier por medio. Por la vertiente dura. Tras varios escarceos de distintos corredores, y con un timorato Pantani hasta el momento, presenciamos una de las mejores arrancadas de un escalador, derrapaba literalmente en las curvas del mojado asfalto del Galibier, en esos durísimos últimos km de ascensión metió nada menos que 3 minutos a un cada vez menos Pánzer Ullrich. Lo peor para el alemán vendría después. A todo esto, Marco, sin prisas, se pone el chaleco para afrontar el descenso, un descenso en el que contó con la ayuda inestimable del KELME. Además Jan pincha. Todo son problemas para un alemán que entra hundido en meta.

En la última y suave ascensión, los estragos de la meteorología y la dureza de la etapa hacen de esa subida mucho más de lo presumible, Marco no tarda mucho en irse solo y ampliar de forma escandalosa las diferencias. Ídolo también en Francia, etapa, liderato, y fotografía para el recuerdo.

La etapa siguiente dio de sí el ataque de orgullo de un Ullrich ya desahuciado en la general, pero al que únicamente es capaz de responder Pantani. Llegan solos destacados a meta. Alea jacta est. Por primera y única vez vencería la ronda gala con todos los honores. Doblete para la historia -el último hasta estos momentos- y consagración.

Pero poco duraría la estabilidad en la carrera de Marco, tras superar la tasa de hematocrito en el Giro nos quedamos sin su participación en la ronda gala. Un infierno con varias caras atravesó el italiano que se presenta nuevamente en Francia en la edición del 2000.

Aquí Armstrong lo vapulea en Hautacam, le hiere en su orgullo con el regalo del Ventoux, y a partir de ahí volvimos a ver al Pirata. Vence con contundencia en Courchevel y protagoniza uno de esos días que no llegó a ser. Camino de Morzine, Marco no se conforma con podio o buen puesto. Doble o Nada. Ataca desde las primeras rampas, y pese a estar medianamente controlado, fue uno de los pocos días que vimos con la compostura completamente perdida por parte de Lance Armstrong. Venga a hablar con el coche, nervios… Y finalmente, Marco se marcha a casa -su último clavo- y el tejano paga todos esos nervios en el Joux-Plane.

Cualquier otro se hubiera contentado, tras ese infierno vivido, con un par de etapas -o tres- y un buen puesto en Francia. Pero Marco, para lo bueno y para lo malo, era diferente y único.

Tras él se ha hecho el vacío en cuanto a grandes escaladores. Muchos han venido después de Marco Pantani, pero ninguno ha llegado ni de lejos a su altura.

Hace quince años murió el ciclista Marco Pantani | Antena 2

Andy Schleck

Pero hay que completar esta lista, y no podemos dejar en el absoluto vacío todo lo que llevamos de siglo. Sería incompleto e injusto. Poco duró en el ciclismo de élite este luxemburgués, pero sus prestaciones merecen ser atendidas. Ya con 23 años obtiene la clasificación al mejor joven, y no hay que esperar más que un año para que Andy nos muestre su potencial. En el 2009 únicamente un soberbio Contador puede con él. Pero Andy ya deja claro que a la mínima que baje el de Pinto ahí estará para acecharle. Mal contrarrelojista, tiene cierta ventaja en los recorridos de estos últimos lustros, que no penalizan tanto a los escaladores a base de recortar kilómetros de lucha contra las agujas del reloj. Ya lo hubieran querido para sí tantos otros nombres, al igual que bastantes integrantes de esta lista de los que ya hemos hecho mención.

En 2010 llega su victoria en la ronda gala. Vence dos etapas y se muestra como el mejor escalador, a la par con Alberto Contador. Su triunfo es amargo, puesto que no es plato de gusto para ningún ciclista -o casi ninguno- el obtener el maillot en diferido. Pero así es y en su palmarés así cuenta.

2011 fue su desmelene. Tras unos insulsos Pirineos, y ya distanciado y con una contrarreloj pendiente, Andy no se lo piensa y protagoniza una cabalgada ya extraña en estos tiempos, que le da como vencedor de etapa en una cima tan mítica como el Galibier. Pone en jaque la carrera desde su ataque en el no menos mítico Izoard, y llega a obtener una sustancial diferencia solo contra el grupo trasero en ese terreno duro e interminable de falso llano hasta las rampas del Galibier. Provoca el hundimiento de Alberto Contador, y sólo un orgulloso y corajudo Evans -a la postre vencedor- puede recortar parte de esa desventaja en la línea de meta. También fue coprotagonista en la siguiente jornada, camino de Alpe d´Huez, aunque en este caso en un papel más secundario, eso bien pudo costarle un triunfo más.

Aquellos Alpes de hace una década es lo que más nos puede acercar en estos últimos tiempos a la mítica de tiempos pasados, en un ciclismo nada dado a épica, salvo en momentos muy puntuales, con todo muy medido y escuadras inexpugnables.

Andy Schleck, adiós prematuro y amargo

FUENTE: High-Cycling.com

Morir encima de la bici es un drama; hacerlo con 29 años, tras desplomarse por una parada cardiaca provocada por una mezcla de alcohol y anfetaminas, es el maldito final de la vida del ciclista inglés Tom Simpson ¡Subidme de nuevo a la bici!

Tom Simpson

El Mont Ventoux no tuvo la culpa. Las montañas no son las culpables de las muertes que se dan en ella. Sí, hablamos de muertes hablando de ciclismo. No es la mejor forma de empezar a contar una historia, pero la de Tom Simpson empieza y termina en menos de 30 años.

Tom Simpson, un ciclista inglés que ahora tiene un monumento a tres kilómetros de la  cima del Mont Ventoux . Justo donde se desplomó. Justo donde los médicos hicieron todo lo posible para salvarle la vida. El corazón de Tom se paró. Y lo hizo no solo por la dureza de las rampas del ‘Gigante de la Provenza’, sino también por esa mezcla de anfetaminas y alcohol que aceleró su deshidratación por golpe de calor, mucho más rápido de lo que sería normal por el esfuerzo.

¿De dónde viene Tom Simpson?

Tom Simpson era el mejor ciclista inglés de todos los tiempos. Así se le llamaba y así aún se le llama incluso aunque ya haya sido superado en victorias por otros compatriotas. El hijo de un minero que con tan solo 19 años ya ganó un bronce en la especialidad de pista en persecución en los Juegos Olímpicos de Melbourne de 1956. El hijo de un minero que ganó el mundial de ruta en Lasarte en 1965. El hijo de un minero que además de conquistar un  Tour de Flandes , una  Milán-San Remo , un Giro de Lombardía y una París-Niza, fue el primer inglés en vestirse de amarillo en el Tour de Francia de 1962. Y como no, el hijo de un minero que ganó la barbaridad de Bourdeaux-París de 1963, carrera que constaba de 650 km en el mismo día.

Profesional desde 1958 con tan solo 21 años (nació en 1937), Simpson comenzó a practicar ciclismo con el club de Harworth donde se había trasladado con su familia tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. En 1959 su carrera profesional cambia por completo cuando para evitar cumplir con el Servicio Militar Nacional se muda al pueblecito bretón de Saint-Brieuc. Un lugar que también le permitiría acceder al triunfo en carreras menores que le fueran abriendo el paso de profesionales. Y aunque ya en 1959 recibió una invitación para participar en el  Tour de Francia , no fue hasta un año más tarde donde comenzaría su primer Tour en 1960.

El inglés más francés de Paris

“Creo que correr el Tour de Francia, hace a un ciclista inmortal”. Esta frase de Simpson de alguna manera premonitoria, es una muestra de la enorme personalidad que tenía el ciclista inglés. De hecho y teniendo en cuenta que estamos hablando de los años 50 y 60 principalmente, Simpson fue uno de los primeros ciclistas que supo entender la relación con la prensa y los medios audiovisuales para aumentar el valor de su marca, es decir, de el mismo.

En su etapa en Francia aprendió francés apenas un año de estar allí, para relacionarse con los medios locales en su propio idioma y era habitual verle en grabaciones vestido completamente de ‘gentleman’ inglés por los mercados de comida de París, o paseando con su coche descapotable. Hay fotos de Simpson subido a un burro, mirando por debajo de la falda a una bailarina o por supuesto rodando en carrera con su gorra hacia atrás y sus gafas de sol blancas súper modernas para la época que estamos hablando. La historia de ser el hijo de un minero triunfando en el ciclismo con tanta personalidad y tan buena relación con el público y los medios, también forma parte de la leyenda de Simpson y su visión del ciclismo muy adelantada a su época.

Tom Simpson vestido de amarillo en el Tour de Francia el 12 de julio de 1962

Pero en la historia de Tom Simpson no todo son luces. Las sombras sobre el inglés tan querido dentro del pelotón surgen por sus declaraciones a la televisión sobre su negativa al uso de sustancias dopantes, a pesar de que en el mismo querido pelotón era de ‘conocimiento general’ el uso de anfetaminas por parte del inglés y por la mayoría de los corredores. Los que no lo hacían, quedaban marginados.

Otro inglés, Vin Denson compañero del equipo británico de ciclismo, comentaba en un documental televisivo hace años, que en las conversaciones con Simpson este le decía que estaba asesorado por un médico que le aconsejaba tomar no más de 8 miligramos al día. Denson, tratando de convencer a Simpson, le decía: “Entrena duro, trabaja duro, duerme bien, come correctamente… Puede que usar drogas te vaya bien para un día, pero al día siguiente… ¿Dónde vas a estar al día siguiente?”.

El año que termina todo

1967. El año maldito de Tom Simpson, se percibe como un gran año para él a pesar del desenlace final. Ya lleva unos cuantos Tours a sus espaldas (termino tres de siete) y ese mismo año se lleva la París-Niza. Y ya se sabe, quien gana la París-Niza se lleva, en teoría, el Tour de Francia… El de 1967 tenía 4.000 km de recorrido en 22 etapas. Más de 500 km que el Tour de Francia que se correrá este 2020 en 21 etapas.

Y dentro de esas 22 etapas, Simpson preparó una estrategia basada en las cuatro etapas principales donde se decidiría todo; Alpes, Mont Ventoux, Pirineos y la contrarreloj final. Además, ese Tour de Francia se estaba corriendo sabiendo que el equipo italiano Salvarani estaba interesado en ficharle si hacía un buen Tour. Y para ello y para conseguir un buen contrato, necesitaba ganar etapas, vestirse de amarillo o terminar en el podio.

¿Qué pasó el 13 de julio?

La etapa decimotercera con final en el alto de Mont Ventoux, venía precedida dos días antes de un final en los Alpes, donde Simpson llegó totalmente agotado a la meta. Apenas sosteniéndose de pie y obligado por los compañeros de equipo a comer algo al ver el estado físico tan debilitado. El 13 de julio del Tour de Francia de 1967, Simpson se encuentra lejos de los líderes en la última subida del día al  Mont Ventoux , el francés Poulidor, el español Julio Jiménez y el holandés Jan Janssen entre otros. Ataque tras ataque Simpson no hace más que terminar cada vez más atrás en un esfuerzo vacío por intentar liderar y llevarse la etapa.

Y si hay algo que además es determinante a la hora de subir el Ventoux, es esa línea real que se marca en la montaña cuando dejas la parte de bosque y entras en ese entorno casi lunar, extremadamente caluroso, al menos el día del fallecimiento de Simpson, que se ve acentuado por la altitud.

Tras negar los bidones de agua de algún compañero de equipo y con el observatorio ya en el punto de mira a entre 5 y 6 km de la meta, Simpson totalmente descolgado del grupo ganador, lucha contra sí mismo en un pedaleo agónico en todos los sentidos. Poco a poco pierde el control de la bici a pesar de seguir pedaleando hasta que se colapsa por primera vez camino de la cima. A tres kilómetros de la meta y ayudado por los espectadores, Simpson pide a gritos que le pongan encima de la bici; ¡subidme de nuevo a la bici! Unos cuantos metros más adelante, vuelve a colapsarse, la gente le ayuda a que no se caiga de la bici y cae inconsciente.

En directo

Una de las partes más duras de la historia de Tom Simpson es la retransmisión en directo por televisión de todo lo que ocurrió en esos fatales últimos tres kilómetros de ascensión al Mont Ventoux. El equipo médico del Tour trató de reanimarlo mediante masaje cardiaco primero y boca a boca después, con Simpson desplomado en la cuneta. Simpson yace en una cuneta llena de piedras blancas, con su maillot blanco del Peugeot y con un médico encima aplicándole masaje cardiaco y otro con la maniobra del boca a boca. Todo por televisión, todo fotografiado, todo en maldito directo. Simpson es evacuado en helicóptero.

El holandés Jan Janssen cruza la meta en primera posición a las 16:30 de la tarde. Unas horas más tarde, la sala de prensa lanza el comunicado donde se lamenta el fallecimiento de Tom Simpson por colapso por fallo cardiaco.

El día siguiente se revela que el colapso cardiaco se debió a la tremenda deshidratación y a la ingesta de anfetaminas mezcladas con alcohol, tal y como se encontró en la sangre del corredor inglés. Los corredores sumidos en un enorme silencio, de cierta complicidad, por una situación desgraciadamente conocida y reconocida por muchos de ellos, tienen cierta reticencia a seguir la carrera. Los organizadores del Tour quieren seguir adelante.

Finalmente, la etapa decimocuarta se pone en marcha con la condición, por parte de los corredores, de que un ciclista inglés debía de cruzar la meta en primer lugar como tributo a Tom Simpson. Un año más tarde de la muerte de Simpson, la UCI incluyó los análisis de orina en el Tour de Francia, como primer paso para evitar de nuevo una muerte en el ciclismo profesional.

Monumento homenaje a Tom Simpson en el Mont Ventoux

En 1968 se erige un monumento dedicado a Tom Simpson en el lugar donde se colapsó y murió el año anterior, financiado por ciclistas ingleses. Un monumento que puede servir de recuerdo y homenaje al que fue uno de los mejores ciclistas británicos de la historia, pero también puede servir de advertencia. El hijo de un minero que nunca ganó el Tour de Francia, pero que fue el mejor corredor británico de todos los tiempos…

FUENTE: maillotmag.com

1. Unos primeros años muy diferentes

La ronda fue creada en 1903 por iniciativa de un periodista de L’Auto, antecesor de L’Equipe. Del color de sus páginas viene el maillot amarillo. Se ha disputado ininterrumpidamente hasta el día de hoy, a excepción de los parones obligados por las guerras mundiales (1915-18 y 1940-46). Ahora el Tour es todo un símbolo nacional, pero en sus inicios no era bien visto por la población francesa. En la edición de 1905 alguien puso clavos en la carretea, lo que provocó el abandono de muchos ciclistas debido a que no existía la asistencia en carretera. De hecho, sólo podían utilizar una bicicleta en todas las etapas.

El origen del Tour de Francia - MARCA.com

 

2. La borrachera de Abdel-Kader Zaaf (1950)

20 kilómetros le distanciaban de ser el primer africano en vencer una etapa en el Tour. Un aficionado le ofreció una botella al argelino y, dado el insoportable calor que estaban sufriendo, no dudó en aceptarla y beber de ella. Para su desgracia, contenía vino en lugar de agua. Las altas temperaturas, el agotamiento y sus creencias musulmanas que nunca le habían permitido tomar alcohol provocaron su desfallecimiento. Quedó inconsciente a la sombra de un árbol y de nada sirvieron sus esfuerzos por regresar, desorientado y sin fuerzas, a la carrera. Finalmente se le llevaron en ambulancia hacia Nimes.

Facebook

 

3. La caída de Van Est convertida en reclamo publicitario (1951)

Era la duodécima etapa. El tulipán defendía el maillot de líder cuando se precipitó por un barranco. Tuvo la suerte de que varios fueron testigos del accidente. Pudieron rescatarlo atando cubiertas de ruedas de repuesto, pero fue imposible devolverle a la carrera. En Pontiac estuvieron muy astutos y sacaron partido de aquello en forma de publicidad. La marca de relojes patrocinadora del equipo para el que corría el holandés utilizó la imagen del ciclista en el suelo y sus palabras: “Caí a setenta metros de profundidad. Mi corazón se detuvo, pero mi Pontiac siguió funcionando“.

A 200 pulsaciones...: Wim Van Est, la caída que llegó al corazón

 

4. El helado de Bahamontes en plena etapa (1954)

Era la primera participación de “El Lechuga” en la ronda gala. Coronó el Col de Romeyère con 14 minutos de ventaja y, una vez allí, decidió bajarse de la bicicleta y esperar. Los aficionados no creían la escena, menos aún cuando cogió helado de un puesto ambulante para tomárselo sentado allí. Lo cierto es que aquel descanso era una parada que el toledano realizó para esperar al coche de asistencia. Consideró que bajar el puerto con dos radios de la rueda trasera rotos no era la mejor idea. Finalmente el protagonista fue alcanzado y no pudo lograr la etapa. La prensa, que no conocía los verdaderos motivos de su parada y ese refrescante helado, tildó al escalador de prepotente y orgulloso.

Video thumbnail

 

5. El parón para saludar al general Charles de Gaulle (1960)

Jacques Goddet, director de carrera, fue informado de que Charles de Gaulle estaría presenciando la etapa a su paso por Colombey les Deux Églises. Hicieron lo propio con los ciclistas y una vez allí, en la localidad natal del general, el director ordenó parar. Los corredores más importantes (Nencini, Graczyk y Darrigade entre otros) ocuparon las primeras filas y estrecharon la mano con el entonces presidente de la República. “Estoy confuso, el Tour se para por mí”, comentó a su esposa.

Tour de Francia 2017: De Gaulle, a pie de ruta: "Estoy confuso, el Tour para  por mí" - AS.com

 

6. La muerte por anfetaminas de Tom Simpson (1967)

Todo sucedió en el Mont Ventoux. Allí finalizaba la etapa que Simpson quería utilizar para asaltar la general. Pero la debilidad mostrada en los días anteriores también fue protagonista en aquella fatídica jornada. El corazón del corredor dijo basta. Inicialmente la versión oficial de su muerte relataba una deshidratación y un golpe de calor. Después se supo que la muerte se debió al dopaje, concretamente a la ingesta de anfetaminas mezcladas con alcohol. Esta droga no le permitió conocer que había llegado a su límite y el alcohol, además de producir una nefasta combinación con el calor y el sobre esfuerzo propio del puerto francés, aceleró la deshidratación. Aquella escena del británico tambaleándose fue vista en directo por todo el mundo, y significó un cambio radical de la lucha antidopaje en la UCI. En 1968 se erigió un monumento al ciclista. A 3 km de meta, donde dejó de pedalear para siempre.

Tom Simpson, el ciclista que murió en plena subida al Mont Ventoux en el  Tour de 1967

 

7. Perico Delgado llegando tarde a una contrarreloj (1989)

Aquella gran vuelta fue testigo de un despiste impropio, difícil de ver incluso en una carrera amateur. Era el prólogo y todo el mundo del ciclismo estaba pendiente de quien debía defender el título de campeón. Él único despistado era él, quien se presentó en la salida 2:40 minutos más tarde de lo establecido. “Me encontré con Thierry Marie durante el calentamiento y estuvimos charlando sobre cómo era el trazado. Le dije ‘Thierry, me voy que llego tarde’ y sí, llegué tarde“, recordaba Perico en MARCA años después. El segoviano hizo un gran tiempo en aquella contrarreloj de Luxemburgo. Fuera de su error tan sólo cedió 14 segundos con el vencedor de la etapa (Breukink). Fue capaz de lograr ser tercero en la clasificación general de esa edición.

CyclingHistory: Pedro Delgado, luces y sombras. Parte VII. 1989 ,  Luxemburgo.

 

8. Guerini tirado por un fotógrafo (1999)

El ciclista italiano ya se veía ganando en Alpe d’Huez. Encaraba en solitario el último kilómetro cuando un energúmeno se puso en el camino para sacarle una foto. No consiguieron esquivarse y ambos acabaron en el suelo. Aunque perdió unos 15 segundos en la caída, logró 21 de ventaja en meta sobre Pavel Tonkov y así ganó su primera etapa en una vuelta grande. Giuseppe Guerini repitió victoria en 2005 y bromeó ante los medios: “Hoy he esquivado al fotógrafo”. Aquel aficionado quedó bautizado para siempre como “El tonto de Alpe d’Huez”.

Twintig jaar geleden: Giuseppe Guerini ten val gebracht op Alpe d'Huez –  dagelijks iets degelijks

 

9. Alberto Contador desconfiado con los mecánicos del equipo (2009)

El Tour de Francia de ese año sigue recordándose por las disputas internas en AstanaContador no estaba de acuerdo con las decisiones y veía a los enemigos dentro del equipo: Johan Bruyneel, director, y Lance Armstrong, quien regresaba al ciclismo. La situación llegó al extremo que el pinteño no guardaba la bicicleta con el resto, sino que lo hacía en la habitación de Faustino, su mecánico. Tampoco se fiaba de la comida. Más tarde Bruyneel ha declarado en varias ocasiones que todo se trataban de obsesiones del corredor. Lo único seguro es que el ciclista español era el mejor por entonces, y como tal se vistió de amarillo en París ese año.

Video thumbnail

Las polémicas palabras de Contador sobre Armstrong

 

10. Chris Froome subiendo Mont Ventoux a pie (2016)

Una de las escenas más inverosímiles de esta vuelta ciclista se dio, precisamente, sin la bicicleta. Porte y Mollema esquivaron el frenazo de una moto oficial, pero el protagonista no tuvo esa suerte. Después éste, nervioso por mantener la indumentaria amarilla, decidió continuar su camino corriendo. Logró llegar a meta en bicicleta, lo que inicialmente no le sirvió para mantenerse en el liderato de la general. Los comisarios hicieron como válidos los tiempos previos al accidente y Froome salvó ese día. Acabó ganando ese Tour.

Caos en el Tour de France: Chris Froome siguió a pie tras perder su  bicicleta - Infobae

FUENTE: Marca.com